Recuerdo que le pedí la guitarra acústica a mi compañero de piso y me encerré una semana en mi habitación, con un cuaderno, lápiz y el equipo portátil de grabación. 

 

Me acababan de despedir del trabajo y con mis ahorros tenía pensado emigrar a otra parte, y vivir solo. Pero antes de irme, quería dejar una última grabación, y esta vez sí que iba a ser transgresiva.  

Cara B significaba un desmelarse, una vuelta al punk, o al grunge, como en aquellos años con wiod, pero usando no más que una guitarra acústica y voz, para poder soltar mis expresiones más agresivas, lejos de autocensurarme a mí mismo, aunque siempre respetando en la medida de lo posible el valor de la metáfora y el hilo de mi poesía.  

No obstante, el resultado final de este trabajo evoca una cierta paz y actitud despreocupada, una especie de caos doméstico sin mayor importancia, una rabieta, un arrebato y una pizca de irreverencia. 

Mándame un mail a:

artekisko.net@gmail.com

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • YouTube